La poda adecuada de los arbustos es fundamental para su salud y su estética en el jardín. Saber cómo y cuándo podar un arbusto es esencial para evitar daños innecesarios y fomentar un crecimiento vigoroso y saludable de la planta para que no pueda acabar perjudicada.

Estos, son los pasos a seguir para podar adecuadamente tu arbusto:

como podar arbustos, cuando podar arbustos, qué tijeras usar para podar arbustos

Cuándo y Por Qué podar un Arbusto

La época ideal para podar un arbusto depende de varios factores, incluyendo la especie específica del arbusto, su patrón de floración y las condiciones climáticas locales. En general, muchos arbustos se pueden podar a fines del invierno o principios de la primavera, antes de que comience el crecimiento activo de la planta.

Esto permite que el arbusto se recupere rápidamente de la poda y tenga tiempo suficiente para desarrollar nuevos brotes y flores durante la temporada de crecimiento.

La poda regular de arbustos es importante por varias razones. Ayuda a mantener la salud y la forma del arbusto, elimina ramas muertas o enfermas que pueden ser un riesgo para la planta, controla el tamaño y la forma, y promueve una floración más abundante y saludable. Además, la poda adecuada puede mejorar la circulación de aire y la penetración de la luz en el arbusto, lo que contribuye a un crecimiento más vigoroso y una apariencia más atractiva en el jardín.

Cómo cortar un arbusto como un profesional

Evalúa el Estado del Arbusto

Antes de comenzar la poda, es crucial evaluar el estado general del arbusto. Observa si hay ramas muertas, enfermas o dañadas, así como también ramas que se crucen o crezcan en direcciones no deseadas. Este paso es esencial para identificar las áreas que requieren atención y para planificar la poda de manera efectiva.

Qué Tijeras usar para podar arbustos

No será lo mismo utilizar unas tijeras de podar manuales o un cortasetos ya que el tiempo y esfuerzo empleado no será el mismo y el resultado tampoco. Desde nuestra experiencia, te recomendamos el cortasetos ya que es una herramienta diseñada específicamente para la poda de setos y arbustos por lo que se vuelve ideal para esta labor y que así no sufras podando.

Elimina Ramas Muertas o Enfermas

Comienza por eliminar cualquier rama muerta, enferma o dañada. Estas ramas pueden ser un foco de enfermedades y plagas, y su eliminación fomentará el crecimiento de nuevo tejido saludable. Realiza cortes limpios y precisos justo por encima de un brote sano o una yema para promover una cicatrización adecuada.

Establece la Estructura y Forma Deseada

Define la forma deseada para el arbusto y selecciona las ramas que contribuirán a esa forma. Elimina las ramas que crezcan hacia adentro o en direcciones no deseadas, así como también las que se crucen y se rocen entre sí. Esto mejorará la circulación de aire y la penetración de la luz en el interior del arbusto, lo que promoverá un crecimiento más saludable y una floración más abundante.

Reduce el Tamaño y la Longitud de las Ramas

Si es necesario controlar el tamaño del arbusto, recorta las ramas más largas para reducir su longitud. Realiza los cortes justo por encima de un brote lateral o una yema, preferiblemente en un ángulo ligeramente inclinado hacia afuera para evitar que el agua se acumule en la herida de corte. Esto ayudará a promover un nuevo crecimiento en la dirección deseada y a mantener la forma del arbusto.

Con estos pasos, ya habrás podido podar tu arbusto de forma efectiva sin dañarlo y dejándolo sano para que siga con una forma y color óptimo.